Mi nombre es Valentina, tengo 16 años. Mi casa está donde lo dicte mi corazón. Amo a mi familia. Soy una artista, o eso es lo que sueño ser. Nunca pedí nacer, pero ahora pido mantenerme con vida. Una ley simple es que las personas te aman por lo que eres, y te odian por la misma razón. Tal vez hoy sea nadie, pero lucharé para mañana ser leyenda. No tengo amos, ni dueños, yo soy libre... Libre para ser feliz siendo yo misma. Por siempre joven. Por siempre Carpe Diem.